Hubo un tercer llamado del profesionalismo de la AUF a Rivera

MUSEO CHACARERO. ARCHIVO Eduardo Mérica para FUTBOLURUGUAYO.UY. 29.11.2014|15.11.10.

Comunicado del Presidente de la Liga de Fútbol de Rivera: Cuando el 31 de julio del año pasado en la sede del Club Cuñapirú se dio posesión de cargo a la Comisión directiva de la Liga de Fútbol que presido, al hacer uso de la palabra, destaqué la importancia que tenía el hecho de que se hubiera aprobado un Estatuto nuevo y estuviera en trámite la obtención de la personería jurídica de dicha institución y puse especial énfasis en la importancia que le dábamos como instrumento para desarrollar nuestra tarea, si alguien no me escuchó, no quiso escuchar, o lo que es lo mismo, creyó que no iba a regirme por dicha norma jurídica, se equivocó.

La preocupación de la Comisión Directiva de la Liga fue la de impulsar el trámite de obtención de la Personería Jurídica contando para ello con los buenos oficios del Sr. Alvez, gerente del Club Cuñapirú y del Esc. Daniel García, quien ha actuado en forma totalmente honoraria, los Estatutos fueron aprobados, se levantaron las observaciones que primariamente habían sido formuladas y finalmente estamos próximos a obtener el acto administrativo que otorga dicha personería.
Siendo la Liga de Fútbol de Rivera una de las más antiguas del país nunca tuvo personería jurídica.

 

“Autoridades de la AUF habrían manifestado que solamente aceptarían un nuevo equipo proveniente de Rivera si tuviera la participación de la Liga”.

 

Nuestra Liga (y digo nuestra porque hace veinticinco años que en forma estoy trabajando en el fútbol de Rivera, período este solamente interrumpido por las épocas en que tuve mis problemas (cardiovasculares) tiene el triste récord, a nivel nacional (y quizás internacional) de haber cambiado más veces de Estatutos y de Reglamentos Generales, así como de haber elaborado proyectos de ambos que nunca entraron en vigencia.

A qué se debe ello, a una mentalidad que existe en determinados dirigentes de algunas instituciones afiliadas que, en forma recurrente, a lo largo de los años aprueban un Estatuto, lo ponen en vigencia y luego, cuando algo no les sirve lo desconocen le ponen la culpa de las cosas que no salen a su gusto o paladar al mismo, modifican total o parcialmente, una y otra vez, lo que no le da estabilidad jurídica a la institución.

Desde antes del acto electoral y a pesar de los esfuerzos que desarrollamos conjuntamente con el Sr. Raúl Quinteros, delegado del Artigas Fútbol Club , no pudimos lograr que todos los socios que son personas jurídicas (diez) integraran la lista; Frontera Rivera Chico no podía por la sencilla razón de que no era socio activo en virtud de que se había desafiliado de la Liga cuando tuvo su fracasada intervención en el profesionalismo y Lavalleja porque no estaba de acuerdo con quien ocupaba el segundo lugar en la misma.

A partir de entonces los representantes de ambas instituciones han actuado cuestionando las resoluciones de la Comisión Directiva de la Liga así como los Estatutos que fueron aprobados en Asamblea y que, aún cuando no han transcurrido dos años de ella, sostienen que no era lo que querían y que los mismos no sirven, que hay que modificarlos.

¿Cómo es posible que quienes participaron en la elaboración, discusión y luego aprobación de los Estatutos de la Liga, integrando la Asamblea fundacional, digan hoy que desconocen las normas de funcionamiento de la misma contenidos en él?. ¿Cómo puede ser que desconozcan que para funcionar válidamente la Asamblea General se requiere que la mitad más uno de los socios estén presentes a la hora fijada y que no hay segundo llamado?. ¿Cómo puede ser que desconozcan que las únicas autoridades de la Liga, de acuerdo al Estatuto son la Asamblea General, la Comisión Directiva y la Comisión Fiscal, que la Asamblea de Delegados es un instituto que no existe en los Estatutos y que por lo tanto no tiene ninguna validez jurídica?.

En los últimos días los cuestionamientos arreciaron, proviniendo siempre de las mismas fuentes, pretendiendo demostrar que la Liga así no puede funcionar, y que (de acuerdo a lo que expresó uno de sus voceros) “hay que bajar la cortina y empezar otra cosa”.

¿Cuál es la otra cosa?.
De acuerdo a lo que pude inferir de las expresiones de dichos voceros, a alguna invitación que le hicieron al Tesorero de la Liga y a lo que me expresaran dirigentes de uno de esos Clubes a cuya reunión de directiva concurrí, es la formación de un cuadro profesional a partir de la Liga.

¿Por qué a partir de la Liga?.
Por la sencilla razón de que ante el fracaso de las dos experiencias anteriores en el profesionalismo las autoridades de la AUF habrían manifestado que solamente aceptaría un nuevo equipo proveniente de Rivera si tuviera la participación de la Liga.

Yo no voy a opinar, porque no me corresponde hacerlo, como Presidente de la Liga, sobre el tema del profesionalismo, eso lo deben decidir los propios actores que son los clubes (que deberán decidir en sus respectivas directivas y/o asambleas de socios si participan o no en un proyecto de esa naturaleza y luego de conocerse el proyecto.

Lo que sí digo es que no se debe seguir buscando subterfugios, vía ataques al funcionamiento de la Liga y a sus Estatutos para esconder lo que es el verdadero objetivo de quienes hoy pretenden embarcarse en el proyecto de profesionalismo, es más debe darse un debate abierto sobre el tema (aunque yo tengo información directa de la posición muy firme de la inmensa mayoría de los clubes contraria a tal objetivo).

Los problemas que pueden existir de que los Estatutos no se adecuen se resuelven con una pequeña reforma en tres o cuatro puntos que ya las he propuesto a la mayoría de los dirigentes quienes están de acuerdo: a) pasar los socios personas físicas de la categoría de socios fundadores a socios Honorarios (con voz pero sin voto en las asambleas y no son electores ni elegibles; b) aumentar el número de los integrantes de la Comisión Directiva de 7 a 11 (un integrante por cada club y el Presidente electo de común acuerdo); c) que cada persona jurídica pueda ser representada por cuatro personas físicas esto a los efectos de que, en el momento del acto eleccionario, se pueda tener en número suficiente de personas para confeccionar una lista y d) que se cree una categoría de socio que usufructúe de los servicios de la Liga pero no sea elector ni elegible (esto a los efectos de tener una masa social que permita una recaudación y recursos permanentes).

Dr. Ruben Darío Machado.

 

About the Author

Eduardo Mérica
Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo"Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento/Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y hoy Editor de DIARIOURUGUAY.UY y FUTBOLURUGUAYO.UY Es miembro de AER y presidente de la filial APU Rivera.