Se va el “mejorcito”, de los últimos 38 años

Montevideo. Fùtbol AUF. Eduardo Mérica para FUTBOL URUGUAYO. En cierta manera, la renuncia del principal dirigente del fútbol uruguayo, repite la historia que ya conocemos y vivida en otros tiempos. De profesión Odontólogo, gerente de la confitería Lion D’Or y presidente del club Bella Vista, así llegó el joven Sebastián Bauzá a la presidencia de la Asociación Uruguaya de Fútbol, que luego de cinco años en el cargo se vio forzado a dejar, a setenta y pico de dìas de la cita del Mundial Brasil 2014.

cats

El DR. Sebastián Bauzá nació el 17 de mayo de 1961 en Montevideo. Vivió 33 años en el Centro montevideano con sus padres y su hermano -que es cuatro años mayor que él-.
Más tarde vendría su casamiento con Silvia y se pasó a vivir al barrio de los Pocitos un tiempo hasta que se mudó al Parque Batlle donde vive actualmente con su familia que completa con sus hijas Belén y María Eugenia de 20 y 19 años.
Bauzá cursó enseñanza Primaria y Secundaria en el Colegio Seminario y luego ingresó en la Facultad de Odontología, donde se recibió y ejerció como odontólogo hasta hace unos 15 años.

“Nosotros tenemos una empresa familiar, mi padre y mi tío eran socios, mi padre se enfermó y tuve que empezar a trabajar en la empresa familiar, de a poco fui dejando el consultorio para dedicarme a la empresa. La empresa que Bauzá gerencia es la confitería Lion D’Or.”
Es el copete de una de sus primeras entrevistas publicadas por la prensa de Montevideo y que hoy compartimos en FUTBOLURUGUAYO.

 

-¿Cómo llegó a ocupar el cargo de presidente de la AUF?-

Bauzá viene de una familia futbolera. Su padre fue presidente de Bella Vista durante 25 años y además fue presidente del Colegio de Árbitros en la AUF. También Sebastián Bauzá fue presidente de Bella Vista y cuando dejó la Presidencia del papal quiso tomarse un año sabático, porque sus hijas eran chicas, entonces aceptó ser delegado del club en la AUF.

En la primera asamblea renuncia Eugenio Figueredo y nombran un ejecutivo provisorio que yo integré por 90 días. Hicimos un llamado a elecciones, asumió el doctor Corbo que fue el presidente y él me invitó a trabajar en la mesa ejecutiva, hasta que renuncia Adrián Leiza que era compañero del ejecutivo y me invita al consejo ejecutivo.

Después renuncia (José Luis) Corbo y ahí yo estuve tres o cuatro meses con un consejo que éramos tres personas. Renunciamos, llaman a elecciones y me nombran a mí presidente terminando el mandato de Corbo. Esto sucedió en la víspera del Mundial de Sudáfrica en 2009.

-¿Cómo fue ese debut?-

Cuando Uruguay estaba bastante complicado en la clasificación, yo debuto como presidente contra Perú, estábamos séptimos pero por suerte se empezaron a dar los resultados, clasificamos a Sudáfrica. Entonces volví de Sudáfrica, hubo llamado a elecciones de nuevo y otra vez me nombran presidente por otro período más que es el que estoy terminando ahora, lo termino después del Mundial de Brasil.

-¿Y le gusta este trabajo?-

La verdad es que nunca me preparé ni soñé con ser presidente de la Asociación. Siempre fui un hombre de fútbol porque fui presidente y viví el fútbol desde muy chico porque mi padre me hizo socio de Bella Vista e iba todos los fines de semana al fútbol.

Pero es un cargo de mucha responsabilidad, muy cansador, tenés que dejar de lado la familia, la empresa y llega un momento en que empezás a evaluarlo. Me tocó vivir uno de los momentos deportivos más importantes de la Selección Uruguaya, no solamente la mayor sino clasificándonos en todas las selecciones juveniles, jugando finales del mundo, clasificando de vuelta a los Juegos Olímpicos…

Entonces la experiencia que asumís es muy importante y podés conocer muchos lugares que de otra forma es muy difícil conocer. Pero también hay muchos dolores de cabeza en lo que son los problemas del fútbol a diario… pero es un cargo que no me voy a olvidar nunca más, eso estoy seguro.

-Leí en algún lugar que no tiene apoyo para volver a ser presidente de la AUF ¿eso es así?-

Acá está muy claro que primero tenés que postularte. Al comité ejecutivo yo los elegí por el afecto y el trabajo que tenía con ellos. Vivimos muy bien sin problemas internos políticos nuestros.

El ejecutivo tiene la posición de tal vez no presentarme más cuando termine el contrato, eso es una decisión del comité ejecutivo… después hay que ver si te votan o no te votan. Yo sé que a veces es muy desgastante, tanto para nosotros como para los clubes que quieren tener otro tipo de política en la Asociación y es respetable.

 

A mi izquierda hay tres plantas grandes, antes de que Bauzá entrara en la sala me acerqué a tocar las hojas para ver si eran naturales y… sí. Al costado de las plantas hay una mesita que tiene una cafetera, muchos vasos de plástico y diez vasos de vidrio, todos invertidos. Además hay botellas de medio litro de agua con y sin gas.

Decorando dos paredes de la sala hay en total siete cuadritos. Tres rememorando los 100 años de River, Peñarol y Danubio. Uno de Nacional del 13 de setiembre de 1903, otro de la Organización de Fútbol del Interior, otro de la UEFA que dice Real Madrid-Olimpia y finalmente el más grande que tiene los escudos de todos los equipos de fútbol profesional de Uruguay.

Sebastián Bauzá tiene cara de cansado, habla apoyando sus gestos en suaves palmas que hace con la mano, tiene una camisa Lacoste blanca con rayas finas celestes y rosadas y un pantalón de vestir, creo que negro o gris oscuro. Ambos estamos apoyados con los codos sobre la mesa, disminuyendo así el espacio que nos separa y sosteniendo el cansancio que invade a esa hora de la tarde.

Bauzá trabaja desde la mañana hasta las 15:00 en su empresa y a partir de las 16:00 hasta las 21:00 en la AUF, pero a veces también tiene reuniones por la mañana por temas de la Asociación.

Muchas veces dejás la familia por estos cargos, trato de ser lo más compañero con mis hijas pero tengo poco tiempo. Después está el maldito celular que continuamente está sonando, siempre hay una llamada que te parece importante.

Los líos en el último clásico disputado entre Nacional y Peñarol

Me dejan muy triste. Uno lo que quiere es que el fútbol sea un vínculo hacia la sociedad y que marque lo que es el deporte. Cuando dicen ‘en este partido se nos va la vida’… hay que saber que la vida tiene un valor más importante que lo que es el fútbol.

Yo jugué en la Liga Universitaria y también pasé por problemas de violencia siendo fútbol amateur y no lo que se juegan Peñarol y Nacional. No se dan cuenta que el que tienen enfrente es un rival oportuno pero no es un enemigo, porque son compañeros, son profesionales que están en una gremial. Esto se difunde y la imagen que dan en Uruguay y en el exterior es mala.

-¿Qué piensa sobre la sanción que impide que los jugadores participen de partidos durante dos meses?-

No soy abogado penalista, sabía que una riña te lleva a que la jueza pueda hacer el procesamiento sin prisión o con prisión. Pero me asombró que además del procesamiento pudiera haber este tipo de sanción y que los futbolistas no puedan ir al campo de juego.

Lo que pasa es que esa ley fue pensada para los hinchas. Por eso se va a armar un seminario entre todas las partes, primero para que no pase más y ver si realmente esta ley es justa porque fue pensada para los violentos de la tribuna y no para los que están jugando. Porque ojo, los podrían haber llegado a procesar con prisión y nadie podía decir nada.

-Y usted como presidente de la AUF ¿qué opina que debería haberse hecho?

Con respecto a la violencia con los hinchas se está trabajando en una identificación de las entradas que se está llevando adelante. Lo estuvimos trabajando a nivel de los partidos políticos para que haya una ley de faltas, si hay un hecho de violencia que esa gente esté ingresada en una lista y no pueda ingresar a los espectáculos. Sacar al violento del fútbol, eso es lo primero, porque es lo que se da más.

Lo que se da en el campo de juego por suerte no pasa tan seguido, hay que hablar con la Mutual y hay que sancionar. Desde la AUF nosotros queremos que se vote un código disciplinario en el que importe la responsabilidad objetiva de los dirigentes. Si hay hechos de violencia y si son responsables los dirigentes se puede llevar a una quita de puntos en el caso de que el dirigente no haya tomado las medidas que tenía que tomar.

A veces estas cosas no son buenas porque pierde deportividad pero en el código de la FIFA y de la Conmebol eso existe, ojalá que no se llegue a eso pero no queda otra. Los violentos tienen que entender que pueden perjudicar a su equipo.

Los logros de la Selección, el Mundial y su repercusión económica en los clubes

-¿Cuáles son sus expectativas para el Mundial en Brasil?-

Ojalá se pueda repetir lo que hicimos en Sudáfrica, pero es una serie muy complicada. El primer partido es fundamental, porque es el que más cuesta ganar. Estaría muy bueno que Uruguay llegara a los cuatro mejores, porque por lo menos dejás un proceso de Selección en la cual se trabajó seriamente y a largo plazo. Así a los clubes ingresa más dinero y todo el fútbol uruguayo se cotiza más.

-¿Cuál es la situación económica de los clubes?-

El mayor porcentaje de la población es de los dos equipos grandes. El ingreso de dinero por socios ronda los 500.000 dólares que les entra fijos, más los derechos de televisión más la posibilidad de venta de jugadores. El presupuesto de los grandes es diez veces más que el de los cuadros menores.

Los cuadros menores tienen presupuestos muy bajos algunos y otros presupuestos intermedios. La masa social de estos cuadros es mínima, entonces dependen directamente de la venta de jugadores, recaudación y derechos de televisión. Lo que tiene el fútbol de milagroso es que un equipo con un presupuesto diez veces menor puede ganarle a un grande o salir campeón. Yo te puedo asegurar que Danubio tiene seis o siete veces menos de presupuesto que los grandes.

-¿Qué dinero les da la AUF a esos equipos?-

Nosotros repartimos utilidades gracias a la Selección, como cuando salió campeón de América, cuarto en el mundo o clasificó al Mundial. La FIFA nos da un dinero y el 50% de esas utilidades de la Selección se reparte en los clubes, pero ese dinero no alcanza.
Sebastián Bauzá tiene 52 años y asegura que siempre le gustó hacer mucho deporte. Cuando tiene tiempo libre aprovecha para salir a caminar o para hacer bicicleta fija en su casa. Además, tiene la suerte de que ninguna de las mujeres de su casa se interesa por el fútbol, entonces logra desenchufarse cuando está en familia.

Mis hijas no me llevan a hablar de fútbol, cuando llego nunca me preguntan ‘¿quién va a ser el técnico?’ o ‘¿cuál es el jugador?’ y eso me ayuda.

-¿Qué va a hacer cuando deje de ser presidente de la AUF?-

Bueno… es difícil dejar el fútbol pero necesito descansar un poco, dedicarme a mi familia, a mi empresa y tomarme un tiempo para mí.

About the Author

Eduardo Mérica
Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo"Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento/Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y hoy Editor de DIARIOURUGUAY.UY y FUTBOLURUGUAYO.UY Es miembro de AER y presidente de la filial APU Rivera.