Centenario Porongos de Trinidad

PORONGOS-DE-AYERFútbol Chacarero. El Club de la buena vida. Centro Recreativo Porongos de Trinidad Flores

 

UN DECANO CENTENARIO ….

 

1910….comienzo de grandes glorias, once leones porongueros comienzan a hacer la historia….” De esta forma comienza la canción que identifica al C.R. Porongos F.C.. y también la invitación a la celebración del Centenario.
“Alegrias y sinsabores, triunfos y derrotas…Goles que llegan al fondo de la red, goles errados para el olvido y otros tantos por conquistar…Decano, cuadro “copero”…Decano que escribe su historia también en el ciclismo y el básquetbol…Decano, sentimiento comportado entre todos aquellos que lo llevan en el corazón, transmitido de generación en generación…

5 de junio, 2010.. Cien años después los porongueros nos reunimos para recordar, hacer reconocimientos, celebrar juntos este centenario de glorias…”. Así cierra la invitación que se ha realizado con motivo del primer centenario de “la blanca”.

31635_10151150427197441_1332024624_n (2)

Acontecimiento histórico, emblemático, lleno de contenido, sentimientos, valores, difícil de trasmitir y que cada uno debe vivir y sentir a su manera, pero por sobre todas las cosas constituye un hecho trascendente para toda una comunidad.
“Un acontecimiento que trasciende los institucional…”

El Presidente del C. R. Porongos F. C., Sr. Jorge Brun al referirse a la celebración destacó que: “Es un Centenario nuestro, pero también de toda la gente allegada al deporte, si bien nos identifican por el fútbol, tenemos un sinfín de actividades que no solo se brindan a los porongueros, sino a todo el conjunto de la sociedad. Por lo que sin dudas es un acontecimiento que trasciende lo institucional e involucra a todo el pueblo. Eso es lo que hemos recogido a través del saludo y el testimonio que hemos recibido, en muchos casos de gente no identificada con el club precisamente. …

“En mi caso ser el Presidente es un privilegio, -continuó- llegar a un día tan especial como este, tal vez no merecido, creo que hay muchísima gente que merece tanto o más que yo, estar en este lugar, no solo de los que tienen la fortuna de vivir esto, sino de los que ya no están. Muchos que hubieran merecido este privilegio. El destino, vaya saber que, me lo dio a mi.

Pero por sobre todas las cosas la tranquilidad de haber servido al club, con defectos y virtudes, aciertos y errores, pero con la convicción y entrega de siempre como trato de encarar mis cosas y las del club que me han venido de la cuna, de familia. Porque este es un paso y un presente que llega a su Centenario, que encuentra al club en una linda posición en todos los aspectos, en lo deportivo, en lo social; fundamentalmente en esto último creciendo. Lo deportivo es lo que generalmente se mira, pero esa van y vienen, a veces te toca estar arriba, otras abajo o en el medio.

Soy un agradecido, siempre lo digo porque me tocó una etapa muy linda de glorias deportivas, pero esto no hay que medirlo por eso y yo mucho menos.

Hay gente que se ‘comió’ las verdes, se lo comentaba a un señora de un ex presidente, que ellos en aquellas épocas estuvieron siempre al firme, pero construyeron otras cosas, como en lo social, con una sede en un punto estratégico, un Complejo que hoy lo seguimos construyendo, dejaron muchas otras cosas que merezcan un reconocimiento muy superior, al que podemos recibir los que hoy tenemos la fortuna y privilegio de estar en club.

Creo que esto encierra todo, un sinfín de cosas, de sentimientos encontrados que hacen y esperemos que sea así, el sábado vivamos una linda fiesta…Un reconocimiento a alguien y a ninguno en particular, sino al Club. El Centenario es del Club que no da este privilegio, de poder sentirnos porongueros y el homenajeado es el Club que es lo más importante…

En diferentes épocas, cada uno que lo vivió y sintió, a su manera contribuyó a que el Club esté en el lugar que está. Agradecido a los que no conocí y que fundaron este club, desde Guillermo Rodríguez el primer presidente, hasta Alvaro Fagalde mi antecesor, una lista que supera las 40 personas que ocuparon ese cargo, de los cuales 8 están vivos”.

El fútbol nos ha hecho trascender….pero hay otras actividades que merecen destacarse

Haciendo referencia a hombres que defendieron su casaca a lo largo de la historia, el Presidente de la entidad decana, enfatizó que “Porongos tuvo grandes jugadores que rayaron a gran altura, tanto en el plano, local, nacional e internacional.

Tal vez en los últimos 20 o 25 años por la gloria deportiva, resaltaron más figuras y tuvieron la posibilidad de una mayor difusión, muy distintas a otras épocas. Pero en tren de nombrar te puedo decir lo que significó Carlos Berois, en la década del 50 que llegó a jugar en la selección uruguaya. Hizo su carrera en Defensor, que si se quiere jugó poco en Porongos, trascendió en esa época. Y de ahí en más, hasta la época actual, infinidad de jugadores y el club se ha caracterizado un poco por eso, dado la jerarquía de sus jugadores que a lo largo de la historia la han defendido.

El fútbol sin dudas es el deporte principal, y que lo ha hecho conocer y trascender, pero hay una serie de actividades que no sería justo no destacarlas que también el club las desarrolla.

Por ejemplo el Hockey, Básquetbol, Fútbol Sala, Voleybol, Ciclismo. Claro está, el mayor destaque y reconocimiento se logra por el fútbol y sobre todo por lo que se logró en la época del 92 al 96, donde nos permitió llegar a disputar la Conmebol.

La Liguilla Pre-libertadores del año ’95 constituyó un hecho por demás significativo deportivamente hablando para el club. Si bien en el interior y en lo departamento tuvo logros muy trascendentes.

Lo de la Liguilla para los futboleros fue la frutilla de la torta, que nos permitió ser hasta el momento la única institución perteneciente a la OFI , que ha jugado una Copa Internacional….”

Por dónde pasan hoy los anhelos y sueños que siguen construyendo la vida y la historia de la institución. “Todo lo que emprendemos y proyectamos es en esa dirección, la conformación de un equipo no es todo, acá se ha encarado un trabajo de remodelación de la sede, se va a conformar un museo con la historia del club, el propósito es dejarlo inaugurado el sábado, por lo menos dejar dado el puntapié inicial de ello. La sede queda a nueva con un sacrificio enorme, mucho mayor de lo que puede significar armar un equipo de fútbol, aunque muchos lo miran sólo del lado futbolístico y no hay nada más cerrado que eso.

La parte social es importante estamos abocados a brindar no solo al poronguero, que se desarrollen diversas actividades que no tienen que ver con lo deportivo, por ejemplos cursos de diferentes índoles. Se está construyendo un Complejo, al que le falta mucho, hay mucho por hacer pero, que mal o bien ya cuenta con algunas instalaciones que posibilitan a los deportistas tener la comodidad de cambiarse y demás. Es otro aspecto que motiva para continuar en esa tarea del día a día y de seguir construyendo al club…”

club-porongos-ciudadLOS FESTEJOS


Referente a las actividades a cumplirse el día sábado 5 de junio, el Presidente destacó que la celebración se iniciará el viernes sobre las últimas horas del día, para a las 0 hora recibir la fecha con un espectáculo muy lindo de pirotécnia y júbilo, dando la bienvenida al Centenario. Luego a las 11 horas en el Cementerio se colocará una ofrenda floral, en recordación y memoria de todos quienes hoy no están físicamente, pero siguen vivos en el sentimiento, en el alma y corazón de todos los porongueros. A continuación en la Plaza también se colocará una ofrenda al Pie del Monumento a Artigas, teniendo en cuenta que fue declarado los festejos de interés Departamental por la Junta.

De las 13 a las 17 se hará una actividad para niños en el Complejo “5 de Junio” para los menores del Baby. En la ocasión también se hará un reconocimiento a la gente del Baby. Y se reinauguran los vestuarios, instituyéndolos con dos nombres ilustres para la institución, como lo son Luis Vidal Rodríguez, LUVIRO y Ruben Cardozo. A mi me emociona muchísimo, porque fueron gran parte de la vida del club, con los que conviví mucho tiempo. De allí los niños vienen con un antorcha hasta la sede, donde serán recibidos por los directivos, como un reconocimiento y testimonio al futuro del club. Se encenderá un pebetero y habrá otro encendido de juegos de artificios.

Seguidamente se hará un impase, para sobre las 19,30 comenzar con la ceremonia protocolar en el Gimnasio donde se ha acondicionado, para cumplir la parte oratoria y efectuar y recibir reconocimientos. Sobre el tema de los reconocimientos debo precisar que muchos seguramente se sentirán con ese derecho, de lo cual nosotros no lo negamos, pero es algo imposible, por lo que hemos establecido hacerlo por épocas y por algo muy puntual.

Yo insisto en que el homenajeado es el Club, que lógicamente no es algo abstrato, por eso debemos tomar los reconocimientos como simbólicos. Por tanto como Presidente los que se sientan de esa forma les pido disculpas, pero no ha habido una intencionalidad. Homenajear a todos los que realmente merecen, es una tarea imposible. Algo similar pasa con las invitaciones para la fiesta, que tendrá lugar sobre las 21,30 en el Centro Democrático.

Lo ideal hubiera sido hacerla sin costo, también cosa imposible por los gastos, incluso con lo que se cobra no se cubre, es más bien simbólico. Y el lugar del Centro tiene mucho en común con el club, porque allí fue donde se reunió por segunda vez la comisión, el mismo día que se fundó el club en el Hotel Central. Entendemos que por muchos motivos el lugar ideal para llevar a cabo la ceremonia, es en el Centro Democrático”.

Finalmente el titular decano expresó conceptos de agradecimientos para todos quienes han hecho posible la realización de los actos celebratorios del Centenario. Anunciando que se contará con la presencia de autoridades nacionales y departamentales, del deporte, nacional y local e invitados.

porongos-campeones
ACTUALES DIRECTIVOS

El Centro Recreativo Porongos F.C. tiene hoy como directivos a: Jorge Daniel Brun Bomio como Presidente. Guillermo Villa Martirene como Vicepresidente. Mauro Ramírez, Secretario. Alejandro Bussi, Pro-Secretario. Julio Olivera, Tesorero, Roberto Crampet, Pro-Tesorero; Ramón Pereira Pavén, bibliotecario. Vocales: Heber Herrero, Hernán Fagalde, Guillermo Bequio.-

LOS FUNDADORES
Guillermo Rodríguez, Alberto Clavelli, Enrique Espínola López, Víctor Nazar, Arturo Trías Dupré, R. Villalengua, Norberto Cheroni, Antonio Risso, Gabino Sossa, Pedro Antonaccio y Luis Sorhuet (h).-
Fuente: Ecos Regionales (Trinidad, Flores).

 

Porongos y sus 100 años
GOLES y ATAJADAS, SÍ; PINCHADURAS Y ESCAPADAS TAMBIEN

Dentro de unas pocas semanas celebraremos como uruguayos los 180 años de existencia republicana, democrática y constitucional del país. O sea, un país de apenas entre 6 y 7 generaciones. En este país, que una institución cumpla sus 100 años es realmente motivo de orgullo, de festejo y como floresino así lo siento, no como hincha, que no lo soy, sino como integrante de nuestra comunidad. ¡¡Salud Porongos por tus 100 años de riquísima historia, salud por tus aportes a nuestro querido terruño!!

Una comunidad no es una cierta cantidad de personas que se encuentran en un mismo lugar circunstancialmente. Claro que es necesaria la existencia de un espacio compartido, un paisaje singular y un clima específico, todo ello como circundancia ambiental, como contexto, pero de ahí al terruño y a la comun-idad, media un sinfín de vínculos entre la gente, un insustituible entretejido de expresiones del mundo de lo subjetivo, de los sentimientos de todos y cada uno de quienes van cotidianamente aportando lo suyo a la conformación de esa identidad colectiva. Sin ese aporte y sin la memoria de ese aporte hecha propiedad de todos, sin ese sentimiento de pertenencia, no hay comunidad.

Felizmente en los últimos veinte años ha venido fortaleciéndose de más en más la conciencia de la necesidad de esa memoria, ya a través de la investigación histórica de nuestras raíces, ya a través de la valoración del patrimonio natural y cultural, desde el más cercano colonial y post colonial, al más ancestral con huellas indelebles en las pictografías.

Cada vez más los floresinos valoramos lo que nuestros co-terráneos han dado de sí con su trabajo y sus ideas, pero también dándole impulso a instituciones que han ido constituyéndose en vertientes silenciosas y fecundas de nuestro ser colectivo. Cuesta realmente dimensionar la iniciativa, el espíritu emprendedor, el optimismo y la voluntad de quienes allá por 1894 decidieron juntarse para fundar el Centro Democrático, o de quienes en 1895 los emularon creando el Club 25 de Mayo, de aquellos que en 1905 fundaron la Sociedad de Fomento de Flores y ya al año siguiente se lanzaron a organizar la 1ª exposición nacional del agro, o el grupo de vocacionales que en 1910 emprendieron la tarea del periodismo local fundando “La Idea Nueva”, que en sus insignes 85 años de vida llegó a convertirse en “El Decano de la prensa del Interior”, esfuerzo continuado desde hace 15 años con seriedad y profesionalidad acrisolada por la muchachada de “ECOS Regionales”. ¿Qué decir de aquellos pioneros de la educación, que en el ámbito de lo privado creaban el Colegio San José hace 115 años, y de quienes impulsaban y creaban escuelas públicas en el campo (como la de Andresito en 1881 o la Agrícola en 1886), levantando con sus propias manos, humildes y venerables ranchitos de paja y terrón, o en la ciudad (la Ribot en 1886, la José P. Varela en 1894)? Tan sólo para citar algunos maravillosos ejemplos que ¡por favor! no pretenden opacar en lo más mínimo otros tan importantes como numerosos aportes, anteriores y posteriores.

En aquel novísimo Uruguay, en aquel pequeño y bravío pueblo de “intrincado surgimiento”, al sabio decir de Montaño y París, el 5 de junio de hace 100 años un puñado de entusiastas del deporte tomado como ‘recreación’, dieron el puntapié inicial del ¡¡CENTRO RECREATIVO PORONGOS FÚTBOL CLUB!! Emblemática institución social y deportiva, cargada de glorias conquistadas dentro y fuera del solar nativo, decana del fútbol de nuestro Departamento y una de las más antiguas de todo el país.

 

Pero esta nota no se propone ni siquiera formular una somera reseña de tantas y tantas conquistas ni, mucho menos en estos días de legítima celebración, de sus momentos aciagos. ¡Vaya si habrán personalidades, periodistas, historiadores, con mayor capacidad y conocimiento para hacerlo! Yo deseo adherir a esta celebración del club de los amores del mayor y el menor de mis 13 hermanos (Gilberto y Carlos), trayendo a la memoria algunos nombres de coterráneos que en sus años jóvenes vistieron con gallardía la camiseta poronguera hace ya 50, 60 años, arriba de una “chiva” a lo largo y ancho del país, realizando sacrificios indescriptibles en aquellos caminos cuasi intransitables de tosca muchas veces, de barro tantas otras, de cámaras o tubulares cruzados a la espalda, durmiendo en los cuarteles, en carpas debajo de un puente, pinchando decenas de veces en una Vuelta al Uruguay, todo ello por amor y dignidad, por amor a la camiseta y a su pueblo, por dignidad y orgullo propios, cincelados a fuego en cada uno bajo aquella divisa de los tiempos en que el deporte era todavía sustantivamente recreación: “Llegar es un triunfo, ganar es un deseo”.

Estoy recordando -y desde ya pido mil disculpas por las infaltables fallas de mi memoria- al “Canario” Andrés Omar Sanabria y a Luis Llanes, que hace ¡¡61 años!!, en la 6ª Vuelta Ciclista, luciendo por primera vez los colores porongueros en esa gigantesca patriada, después de recorrer 1.700 kilómetros, finalizaron en los puestos 43 y 44 respectivamente. Y agrego: largaron 146 competidores, finalizaron tan sólo 53. En esa misma Vuelta, Justo Velazco, que vestía la malla del Audax de Flores -gloriosa institución que hoy con sus 89 años ostenta con justo orgullo el título de “Decano del ciclismo nacional”, finalizó en el lugar 28..

Para dar una idea de las condiciones en las que se competía, vale la pena tomar en cuenta algunos otros datos. Entre el ganador de la Vuelta y el último hubo una diferencia de ¡¡¡trece horas!!! En la última Vuelta, disputada en marzo de este año, también sobre 1.700 kms, dicha diferencia fue de 1 h, 55’, con un promedio general de 41,700 kms/hora. El ganador de la Vuelta de 1949 (el duraznense Luis A. Rodríguez) puso 53 hs 10’ para recorrer los 1.700 kms, mientras en la última, el vencedor Richard Mascarañas empleó 40 hs 42’ (¡¡13 horas menos!!).

También en esa edición de la Vuelta compitió Alberto Lasarte, nuestro querido “Vasco”, por el Audax, que ganó precisamente la etapa más dura, Durazno – Tacuarembó, sobre 199 kms., el 8 de anril de 1949, ‘quebrando’ en el embalaje nada menos que al “Pocho” de los Santos, ciclista de nivel internacional, campeón en velocidad . Cuenta Don Ricardo Levrero (“Routier”) a propósito de la misma: “…la etapa había resultado durísima, como consecuencia del intenso calor que debieron soportar los corredores a lo largo del extenso recorrido.

 

Llegaron a Paso de los Toros casi a las 11 horas. Almorzaron y reanudaron la marcha después de las 13 horas; bajo un sol que calcinaba las piedras, lo que exigió enorme voluntad para el segundo tramo hasta Tacuarembó, a donde se llegó a las 18 hs 56 mn (el primero, Alberto Lasarte), porque otros llegaron mucho más tarde, pasadas las 19,30, ya entrada la noche”. El “Vasco” puso ¡¡¡7 horas, 54’ 23” y fue el ganador!!!, con un promedio de 25 kms en la hora..En la edición 2010, en la misma etapa Durazno – Tacuarembó, el ganador empleó un tiempo de 4 hs 50’ (¡¡3 horas menos!!) . ¡Honor y gloria al derroche de valentía, amor y dignidad en condiciones tan cruentas, de tan ejemplares deportistas!

En aquel grupo de “amateurs” en el sentido más cabal de la palabra, vistiendo la casaca del hoy centenario Porongos, recuerdo también al “negro” Adrián Villarreal, que a veces no podía competir porque el trabajo de monteador o el mal tiempo lo retenían en los montes; también al “gringo” Dinardi, a Héctor Goñi, a Hugo y Carlos “Chuco” Llanes, hermanos de Luis, al “gringo” Ricardo D’Aiuto, al “canario” Marcelino Martino, que después pasara a jugar de puntero izquierdo también en Porongos (y jugando en Sud América de Montevideo, le hizo aquel gol histórico a Máspoli) y, unos pocos años más acá, al “negro” Castromán y a René Mesón, el “negro” cultivando a la vez su pasión por el tango y el ciclismo, que intercalaba “cronómetro en mano” con el trabajo de “zapatero remendón” al lado de Don Miguel, su padre, en aquel tallercito “La media suela” de la Plaza Flores donde echaron raíces en nuestra niñez y juventud, tantas entrañables amistades.

René, integrado a Porongos en 1951, humilde, de pocas palabras, solidario siempre, sacrificado como tantos otros, trabajando en el campo primero, en la construcción después, entrenándose de madrugada y si las circunstancias lo imponían, también de noche, después de “llenar alguna planchada”. Generoso sin límites, al punto que, corriendo él ya en 1ª categoría y yo haciendo mis primeras armas en novicios absolutos sin bicicleta propia, él me prestó la suya muchas veces, hasta que pude comprarme la mía.. . .

Y allí, apoyando semana a semana, año a año, en esfuerzo callado y generoso, cada uno poniendo de su bolsillo lo que estuviera a su alcance, estaban, recuerdo, José Carreras, José Urbeltz, “Chito” Valiente y su viejo camión Thames para llevar las ruedas, los víveres y, si se iba lejos, la cocina y la vajilla, la caja de herramientas, la carpa, los colchones, el desde entonces ya infaltable “siete oficios” del deporte y de Porongos: el inolvidable ‘Luviro’, el “negro” Robledo con su moto (creo que una Triumph de 500 c.c.), llevando como ‘parrillero’ a mi hermano Gilberto, delegado, director técnico, masajista y, si cuadraba, cronista bajo el seudónimo de “Routier” en La Idea Nueva.

 72851_10151211230877441_1632591849_n

Hace unas semanas, pensando en el Centenario de Porongos, me fui a conversar con “el canario” Sanabria y René Mesón. Charlas emotivas, cargadas de recuerdos, de vivencias compartidas, de las condiciones en que se competía.

Andrés Omar Sanabria tiene hoy 87 años. Se crió desde sus 5 años en el campo, 4ª sección de Flores, trabajando siempre en las estancias y en las trillas. Empezó a competir en 1948, a sus 25 años, vistiendo desde el inicio la camiseta de Porongos y desde el campo se iba “al pueblo” domingo a domingo a “entreverarse en el pelotón”, “por amor nomás, porque me gustaba”, me decía. Al año siguiente, junto con Luis Llanes, participó en la Vuelta Ciclista del Uruguay.

“Las rutas eran puro pozo, piedra, arenales y, si llovía, barro. ¡Las veces que teníamos que cruzar los arroyos con la bicicleta al hombro!”, recuerda con una mezcla de nostalgia y orgullo. “Siempre corríamos con cubiertas, nunca con tubulares, la “chiva” pesaba 16 kilos (aclaro: las de hoy, de fibra de carbono, promedian los 6,5 kgs), siempre dormíamos en cuarteles, y en la Vuelta, con las colectas que se hacían en “el pueblo”, Porongos nos pagaba la comida”. ¿Qué te dejó el ciclismo, “Canario”? “En lo económico, nada, pero me dejó sí el amor de la gente, mi amor por la camiseta, el disfrute por el esfuerzo, porque yo nunca me entregaba, aunque fuera último, nunca”

 

Pero no sólo ciclismo practicó “el canario”: vistió también la de Porongos compitiendo a pie y supo ser ganador de una Maratón realizada en Trinidad, y participar 2 años en “La Maratón de los Mozos” llevada a cabo en Montevideo, bandeja en mano, desde el Palacio Legislativo al edificio de “La Mañana” y “El Diario”, en Ciudad Vieja, con brillante actuación y un gallardo 7º lugar entre 300 competidores en una de ellas.

René Mesón tiene 78 años, nacido en el campo, zona de “Chacras de Borghi” y allí cursó primaria en la Escuela Nº 6. La situación económica familiar obligaba a trabajar “de gurí nomás”, y allá marchó René al viejo “Molino”, de allí a la Granja Roland y luego a la construcción.

Hizo sus primeros “pedaleos” en el Deportivo América en 1949 y en 1951 pasó a Porongos, compitiendo ya en 1ª categoría; luego en el .C.C. Unión, más tarde en Peñarol de Flores y en 1960 a Nacional de Montevideo, hasta su retiro en 1969. Participó en 11 Vueltas Ciclistas, terminando en 10, siempre en los puestos de vanguardia, y en dos ediciones de las “Mil Millas Orientales” (hoy “Rutas de América”), entrando 2º en una de ellas a tan sólo 15 segundos del 1º.

Le pregunto sobre los enormes cambios operados en los últimos 25 o 30 años en la tecnología de los materiales y en la calidad de las rutas. Y me responde: “Opino que ahora hay como más igualdad, digamos, porque antes tenía mucho más posibilidades el más fuerte, el más potente, porque había que pelear contra los pozos, las piedras, el barro, los lomos de burro, tenías que ir por las huellas de los camiones y no podías cruzar hacia el otro lado de la ruta por el arenal que se formaba en el medio, pinchabas y ya no veías 20 metros hacia adelante porque te tapaba la polvareda de la caravana de acompañantes; ahora hay que tener más habilidad para mantenerte en el pelotón y ya el más potente tiene que vérselas con el más ágil. Pero antes como ahora, por más avances tecnológicos existentes, lo principal sigue siendo el ciclista, el ser humano”.

¿Qué te dejó el ciclismo, René? “Mucho, muchísimo, fijate que gente que ni conozco me saluda, me dice ‘a usted lo vi en tal lado, trepando un repecho al frente del pelotón’ o en la ruta de pronto un grupo de gurises me reconocen y me tratan como si fuera un campeón, y eso no hay con qué pagarlo”. ¿Qué consejos le darías a esos gurises?: “Que se cuiden, que tengan conducta, que se entrenen y por encima de todo que sientan amor por lo que hacen y sean muy leales con los compañeros y los adversarios, porque sin amor por la camiseta, sin amor propio, sin valentía ante la adversidad y sin lealtad, se podrá ganar una carrera, una medalla, pero no se crecerá como deportista” . .

¡Como para no sentirnos orgullosos de estos bravos hijos del terruño, raíz, savia y ejemplo de todos aquellos que en años posteriores subieron al podio de los grandes vistiendo no importa qué camiseta pero llevando en sus corazones, siempre, el amor y el orgullo de pertenecer al “pago chico”, nuestro querido Flores! ¡Motivos tiene Porongos para sentir orgullo y honor de que aquella muchachada, aquellos dirigentes, aquellos hinchas y voluntarios dieran todo de sí por el club de sus corazones! ¡Y a vos, querido hermano Gilberto, para quien Porongos fue parte importante de tu vida y te entregaste entero a su ciclismo, vaya este sentido recuerdo!

Junio de 2010

Lic. Kimal Amir Pertzelres)

About the Author

Eduardo Mérica
Eduardo Mérica, periodista uruguayo desde 1979. Integrante de las redacciones de La República, Estediario, El Deportivo Sport Magazine y Marca. Tuvo pasajes por radio CX 32 Radiomundo"Contacto Deportivo" y CX 38 Sodre. Redactor creativo del programa Vida Sana (Canal 5 Sodre), Jornalista en A PLATEIA Livramento/Brasil. Sub Editor de ACAURUGUAY.COM y hoy Editor de DIARIOURUGUAY.UY y FUTBOLURUGUAYO.UY Es miembro de AER y presidente de la filial APU Rivera.